sábado, 16 de enero de 2010

De Ángeles y Diablos



Algunos años he fotografiado con sistema analógico, y desde hace casi cinco años lo hago en sistema digital ( numérico, que le dirían los franceses ..010011000101001010010100010...). Mi archivo ha subido espectacularmente....jope! si el día es bueno, mínimo son 400 fotografías! Tremendo!. En diapo, una pasta gansa para un bolsillo como el mío, como el nuestro. Pero lo mejor de todo es que corriges en el instante los ligeros fallos que puedes ir teniendo. El volumen de imágenes aceptables o buenas se multiplica por tropecientos...si pillas varias series, son todas o casi todas buenas...en diapo, tenías que rezar hasta ver los resultados, y corregir los errores en la siguiente sesión, que sería una semana más tarde!!! que angustia de espera! Ahora en un día puedes sacar las series de tres o cuatro fines de semana...y que no llueva justo el finde ! ...Tiempos Modernos.
Pero a veces pienso, .....jope, si fallo en un diafragma o dos , los programas de edición te solventan el problema arrastrando un ratón...más margen para conseguir buenos resultados. Entonces pienso, para que narices tienen ciertos parámetros en la cámara para subir un tercio, o bajar un medio de diafragma, para que me como la cabeza en hacer esas mediciones, si en le oredanata lo puedo poner casi como quiera. Tal vez llegue un día que las cámaras no dispongan ya de ciertas funciones, porque carecerán de sentido. Tal vez, algún día la cámaras digitales serán algo más parecido a un mechero que a lo que conocemos ahora, y el trabajo de la cámara lo realizaremos en casa con nuestro hipermegapotente ordenata de 500 gigas de memoria. Pero habrá un fallo en ese mecanismo, no cogerás en una diapositiva el momento de luz y color...el que había. Ese momento solo lo volverás a ver cuando mires esa diapositiva, porque con 10011110101100100101, el color del momento, la luz del momento tendremos que volcacarla desde nuestro recuerdo...subjetivo recuerdo, que no siempre coincidirá con lo que realmente captó.
Llegarán entonces los Neofotógrafos con viejas analógicas sacando diapo que se venderá a precio de oro y nos expondrán el verdadero momento captado, y en viejas cafeterías, cuatro o cinco de ellos hablarán entre si.
Yo ahora solo tiro en digital, desde que la probé, pero creo que algo se está perdiendo. Lo bueno es que cuando estoy en el hide, y veo como entra un pájaro a mi percha, no pienso si llevo digital o analógica, disfruto del momento y la ráfaga de la obturación...
No quiero crear debate por mis pensamientos, es sólo mi mente con Ángeles y Diablos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario